Inicio Latinoamérica 300 muertos, centenas de detenidos y todavía no se vislumbra solución en...

300 muertos, centenas de detenidos y todavía no se vislumbra solución en Nicaragua

317
0
Compartir
300 muertos, centenas de detenidos y todavía no se vislumbra solución en Nicaragua

Más de 300 personas han muerto en Nicaragua desde que estallaron las manifestaciones contra el gobierno de Ortega hace tres meses, en una serie de sangrientos conflictos entre las fuerzas gubernamentales y activistas en el país centroamericano de seis millones de habitantes.

Las manifestaciones comenzaron a mediados de abril en respuesta a los recortes propuestos a los beneficios de la seguridad social, pero la respuesta del gobierno provocó un desafío más amplio al gobierno de Ortega y las crecientes críticas internacionales.

La violencia atrajo la atención internacional cuando un periodista nicaragüense fue asesinado a tiros durante un informe en vivo en Facebook en abril. No estaba claro quién disparó el tiro.

El conflicto en curso marca la crisis más severa para enfrentar a Ortega, de 72 años, desde la guerra civil de la década de 1980, cuando luchó contra los rebeldes “Contra” respaldados por los EE. UU. Actualmente cumple su tercer mandato después de ganar la oficina electoral en 2006, Ortega se resiste a las demandas de su renuncia y elecciones anticipadas.

“Tenemos que restablecer el orden en nuestro país”, dijo Ortega a sus partidarios el jueves, en una concentración celebrando el 39 aniversario de la revolución sandinista. “El camino no es la guerra, sino la paz y el diálogo”. Sus seguidores lo aplaudieron y gritaban: “Se queda, mi comandante se queda”.

Razones de los protestantes

Los manifestantes condenan lo que describen como el control gubernamental de los medios, el fraude electoral, la manipulación del sistema de justicia y la corrupción, así como la “dictadura familiar” de Ortega, dirigiendo el país con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ortega ganó la reelección a fines de 2016 con el 72 por ciento de los votos, pero una encuesta realizada en mayo por CID Gallup mostró que su índice de aprobación había caído al 29 por ciento. Los manifestantes anti Ortega se han organizado cada vez más, lo que ha llevado a las fuerzas del gobierno a atacar sus bastiones e interrumpir sus manifestaciones.

Hablando desde escondites esta semana, los líderes de las protestas dijeron que estaban planeando manifestaciones y buscarían más presión internacional sobre el gobierno de Ortega.

Nadie se rinde aquí”, dijo uno de los líderes, que escapó el martes del suburbio Masaya de Monimbo, a unos 30 kilómetros al sur de Managua, luego de enfrentamientos entre fuerzas pro Ortega que portaban armas automáticas y jóvenes que empuñaban morteros hechos en casa.

Más de 200 personas han sido encarceladas como resultado de las protestas, según el grupo de derechos humanos CENIDH. “El presidente Ortega ha demostrado una y otra vez que no se detendrá ante nada para aplastar a todos los que se atrevan a oponerse a su gobierno y a cualquiera que tenga la desgracia de interponerse en su camino”, dijo el miércoles la directora de Amnistía Internacional para América, Erika Guevara Rosas.

La represión se intensificó el fin de semana pasado cuando pistoleros vestidos de civil dispararon armas automáticas para despejar a los manifestantes estudiantiles de una iglesia y del campus de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

Al menos un estudiante murió en la iglesia, provocando protestas internacionales, incluso del Departamento de Estado de los EE. UU. y del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

“Se está cometiendo una amplia gama de violaciones de los derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones arbitrarias y denegación de las personas al derecho a la libertad de expresión”, dijo en una conferencia de prensa el portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert Colville.

Antonio Guterres condenó el “uso letal de la fuerza” en Nicaragua

Comments

comments