Inicio Editorial Navidad, significa compartir

Navidad, significa compartir

428
0
Compartir
Navidad, significa compartir
Disfrutemos estas festividades, con la satisfacción de ser solidarios, esperando que el próximo año nos traiga una nueva oportunidad de trabajar, crecer y mejorar, haciendo desde cada uno de nuestros hogares, un mundo mejor para todos.

Lo sé, este año ha sido muy difícil, tal vez de los más difíciles que hemos vivido en Alberta, pero vendrán cosas mejores, eso se sabe y se siente en el ambiente. En estas épocas de celebración, quiero desearles lo más valioso que puedan tener, que estén con su familia, que haya oportunidades de trabajo, felicidad, salud y sobre todo que exista una gran alegría.

Nuevamente tenemos la oportunidad de cerrar un ciclo y es la ocasión perfecta para evaluar lo que hemos hecho durante el año. Todos pasamos por momentos buenos y malos durante la vida, pero es la actitud con que decidimos recibir esos momentos lo que marcará la diferencia.

El mundo ha sufrido terribles eventos este año, terrorismo, intolerancia, discriminación, pobreza; miles de personas sufren a diario por tanta violencia y maldad, y lamentablemente, la mayor parte del sufrimiento humano, es causado por nosotros mismos, los humanos.

Recuerden que el espíritu navideño existe, y para los que somos cristianos es un momento muy importante porque se trata del nacimiento de Jesús. Para nosotros, celebrar el nacimiento, va más allá de la fiesta en sí misma. Es recordar que hay otras personas pasando por malos momentos, y la navidad no tendría sentido si no compartimos con aquellos que están sufriendo por diferentes motivos.

Más allá de las costumbres y tradiciones navideñas, los regalos, la comida, la decoración, es una fiesta de solidaridad, de unión, de dar. Compartir con los seres queridos llena el espíritu y alegra el alma, pero ayudar a quienes son menos favorecidos que nosotros, da una satisfacción que no se iguala con nada.

La felicidad no está en poseer dinero, sino en poderlo disfrutar con la gente que uno quiere, que uno ama. No importa la cantidad de regalos que recibamos, porque lo importante es que cada uno regale lo que tiene en abundancia, es el amor, el cariño, lo que se expresa a través de ellos.

Ningún aporte es pequeño, todos tenemos algo que ofrecer, incluso un abrazo, un gesto de cariño puede cambiar la vida de otra persona. No esperemos que el mundo cambie, tenemos que ser nosotros, el cambio que queremos ver en el mundo. Recuerda que siempre hay alguien que necesita ayuda, al cual le podemos tender la mano.

Disfrutemos estas festividades, con la satisfacción de ser solidarios, esperando que el próximo año nos traiga una nueva oportunidad de trabajar, crecer y mejorar, haciendo desde cada uno de nuestros hogares, un mundo mejor para todos. Dios los bendiga, Feliz Navidad y un próspero 2018.

Comments

comments