Inicio Canadá Agencia de Salud Pública promulga nuevas guías para tratamiento de adicción a...

Agencia de Salud Pública promulga nuevas guías para tratamiento de adicción a opioides

280
0
Compartir
Agencia de Salud Pública promulga nuevas guías para tratamiento de adicción a opioides

La Agencia de Salud Pública de Canadá dice que más de 4,000 personas murieron por sobredosis de opiáceos el año pasado. Los canadienses son los segundos consumidores más importantes de opiáceos en el mundo, después de EE. UU.

El Diario de la Asociación Médica Canadiense (CMAJ) acaba de publicar nuevas pautas para los médicos sobre cómo tratar la adicción. Los opiáceos están detrás de un gran aumento no solo en las muertes, sino también en las visitas al departamento de emergencias y las admisiones hospitalarias.

Las pautas desarrolladas por la agencia de salud, fueron escritas por expertos en adicciones. Sin embargo, menos de una de cada cinco personas que necesitan tratamiento para la adicción lo reciben.

Las nuevas directrices canadienses no están destinadas a expertos, sino a médicos de familia y enfermeras practicantes. La esperanza es que brinden a muchos más usuarios acceso a tratamiento.

¿Qué indican las nuevas pautas?

Las pautas señalan que los medicamentos disponibles son el tratamiento más efectivo para la adicción. El fármaco de elección es una combinación de buprenorfina y naloxona, que se vende bajo la marca Suboxone.

La buprenorfina es un medicamento opioide y la naloxona bloquea los efectos de los medicamentos opioides. Cuando Suboxone no funciona o no se recomienda, la siguiente opción es la metadona.

Si estos dos medicamentos fallan, la tercera mejor opción es que el médico o la enfermera practicante prescriba una forma de liberación lenta de morfina oral prescrita como una dosis diaria que el paciente traga enfrente de un testigo.

Medicamentos como estos funcionan al reducir la ansiedad por opioides y al ayudar a disminuir los síntomas de abstinencia que llevan a los pacientes a comenzar a usar nuevamente la droga.

Las directrices citan muchos estudios que muestran que el Suboxone y la metadona ayudan a prevenir las recaídas y reducen el número de muertes relacionadas con los opiáceos.

Asimismo, el Suboxone es más seguro que la metadona, y es más fácil para los médicos de familia y las enfermeras practicantes aprender cómo recetar. Además, Suboxone no tiene tanto estigma como la metadona.

Opiniones encontradas

A pesar de la evidencia, hay críticas a este enfoque para tratar la adicción. Los medicamentos como Suboxone son parte de un enfoque conocido como reducción de daños. En lugar de intentar reducir o eliminar el consumo de drogas, la reducción de daños intenta reducir sus consecuencias negativas.

Algunos expertos en adicciones están en contra de la reducción de daños. Temen que los usuarios intenten drogarse con Suboxone y que puedan vender el medicamento en la calle. Sin embargo, hay poca evidencia de que esto pueda suceder.

Los críticos también creen que la única forma de ingresar a la recuperación es abstenerse por completo de los opiáceos. En esa forma de pensar, el uso de drogas como Suboxone o metadona permite una forma continua de consumo de drogas.

Los estudios muestran que menos de una quinta parte de los usuarios de drogas reciben tratamiento. El propósito de las pautas actuales es darles a las otras cuatro quintas partes algo efectivo y basado en evidencia.

Justin Trudeau presenta presupuesto para el año 2018

Comments

comments