Inicio Internacionales Falta de mantenimiento y corrupción dejan a Venezuela a oscuras

Falta de mantenimiento y corrupción dejan a Venezuela a oscuras

327
0
Compartir
la empresa de electricidad estatal, Corpoelec, ha presentado enormes fallas que han dejado al país hasta por 15 horas diarias sin energía eléctrica

La crisis en Venezuela no es secreto para nadie, la falta de alimentos, medicinas y utensilios personales, tienen a sus ciudadanos bajo una fuerte presión emocional y física.

Muchas familias solo logran alimentarse una vez al día, recolectando lo poco que pueden con un sueldo mínimo que solo alcanza para adquirir un cartón de huevos y un kilo de arroz.

Ahora, la empresa de electricidad estatal, Corpoelec, ha presentado enormes fallas que han dejado al país hasta por 15 horas diarias sin energía eléctrica. Esto genera problemas en establecimientos comerciales y en los hogares de los venezolanos que día a día reportan la avería de televisores, neveras, computadoras y la perdida de los alimentos que requieren de refrigeración.

Hasta los momentos, no existe ninguna declaración oficial que explique el porqué de la situación, mucho menos cuándo será solventada. Por ello, los venezolanos viven a la expectativa, esperando en qué momento quedarán sin el servicio eléctrico.

Aunado a esto, los apagones generan que las líneas telefónicas no funcionen, asimismo el servicio de internet. Al restablecer el servicio, los puntos de venta, plataformas bancarias, entre otros servicios fallan constantemente.

La falta de mantenimiento de la red eléctrica, por falta de recursos y de personal, así como la disminución de la generación eléctrica, por la desinversión, la mala gestión y la corrupción en la empresa estatal Corpoelec, solo trae oscuridad para Venezuela.

En lo que va de año se han producido 116 fallas del servicio solo en la capital, entre interrupciones totales y bajones en la intensidad de la luz, un número que antes podía ser el récord de todo un año.

Emigración de profesionales

La grave crisis que vive el país, generó que en 2017 unos 17.000 trabajadores, muchos de ellos técnicos, renunciaron a la empresa eléctrica; el personal que queda no tiene la indumentaria para trabajar ni para protegerse ante accidentes. Muchos no denuncian las fallas, por temor a represalias del gobierno de Nicolás Maduro que ya ha encarcelado a sindicalistas por denunciar.

Una gran cantidad de los que han abandonado su puesto de trabajo, buscan una oportunidad de vida mejor en el exterior, uniéndose a los miles de venezolanos que han emigrado.

La demanda eléctrica del país, alcanza los 12.000 megavatios por hora, está soportada en gran parte por el sistema hidroeléctrico de Guri, ubicado en el sur del país, que hace un par de años bajó su nivel de agua por la sequía y obligó a un severo racionamiento en las provincias.

 

Comments

comments