Inicio Editorial Grande Canadá, Feliz 150 Cumpleaños

Grande Canadá, Feliz 150 Cumpleaños

260
0
Compartir
Canada 150

¡A mí me encanta Canadá!, es la respuesta cuando mucha gente me pregunta cómo me siento viviendo en el coloso de norte. Ese sentimiento de felicidad que siento por vivir en Canadá, es el resultado de vivir en uno de los mejores países del mundo, por no decir el primero en calidad de vida.

Esa calidad de vida que cada uno de los que habitamos en este bello país disfrutamos, es el resultado  de años de historia donde nuestros precursores lucharon por construir una sociedad igualitaria, con derechos universales en la salud y la educación, y muchos otros beneficios, pero sobre todo el ser un país reconocido por ser pacifista.

Hace unos años tuve la oportunidad de ir al Saskatchewan Western Development Museum y el gran impacto que sentí, es que la emigración es tan vieja como el propio Canadá.

La Confederación tuvo como gran acierto el unir a unos Estados no tan fuertes en el contexto internacional, eliminando intereses particulares y regionalistas para dar paso a un país fuerte con valores propios y muy diferentes a los que rigen en Estados Unidos.

Sé que Canadá no es perfecto, hay muchos errores que se han cometido como todo aquello que ha pasado con las Primeras Naciones, la llamada noche de los cuchillos largos con Quebec y la intervención en los bombardeos en Siria; y una lista larga de violaciones a derechos a diferentes comunidades.

Sin embargo, a pesar de esta imperfección, Canadá ofrece verdaderamente una democracia sana, participativa, incluyente, multicultural y todo eso lo heredamos del modelo implantado hace 150 años.

El tratado de París que dio por finalizada la guerra de los 7 años, permitió una coexistencia pacífica de dos culturas diferentes como fueron los ingleses y los franceses, con sus respectivas religiones.

Pero, ¿Quiénes son emigrantes? Podríamos definir que los emigrantes en Canadá son la primera generación que llega al país, porque tienen poca destreza en el manejo de algunas lenguas oficiales y es difícil su integración, y muchos realizan actividades muy diferentes a las que ejercían en su país de origen, además de que tienen el corazón partido entre su país de nacimiento y Canadá.

No obstante, los hijos de esta primera generación son ya canadienses, no solamente por el documento de identidad, sino porque van a la universidad, tienen buenos trabajos, participan en el escenario político, en fin, no tienen límites, lo que quieren ser lo pueden ser. A diferencia de lugares como Europa y Estados Unidos, en los que un emigrante sigue siendo emigrante, casi hasta la tercera generación.

Canadá es grande, no solamente en tamaño, sino porque aquellos que participaron en la creación de la Federación, fueron lo suficientemente visionarios para crear las bases de un país grande de corazón.

Yo amo a Canadá, es una bendición vivir en su suelo, por eso le deseo un FELIZ CUMPLEAÑOS.

Comments

comments