Inicio Canadá Asumiendo Responsabilidad con Canadá

Asumiendo Responsabilidad con Canadá

750
0
Compartir
Asumiendo Responsabilidad con Canadá

Hoy en día, cuando muchas partes del mundo se estremecen por los ataques y las amenazas del terrorismo, formas peores y más horrendas de los crímenes de odio, las personas en Canadá viven una vida de relativa paz y seguridad. Una razón para esto es que todo el mundo es acogido en Canadá y se le hace sentir bienvenido.

En Canadá, las diferencias y las diversidades no solamente son toleradas, sino que son celebradas.  Pero para poder apreciar esto, es importante que sepamos cómo es protegida y promovida la diversidad en Canadá, situación que se ha logrado con un trabajo incansable de muchos activistas y pensadores sociales, líderes y filósofos políticos, humanistas y expertos constitucionalistas en las pasadas décadas. Tres importantes estatutos legales canadienses han sido decisivos para lograr el estatus actual de diversidad e inclusión en Canadá dándole a este país su categoría excepcional.

En 1971, Canadá se convirtió el primer país en el mundo en adoptar el multiculturalismo como política oficial, siendo en 1988 consagrada la Ley Canadiense del Multiculturalismo. Una década después de aceptar el multiculturalismo como política oficial, la Carta de Derechos y Libertades de Canadá fue consagrada como la primera parte de la Constitución de 1982, para afirmar la vida, la libertad y la seguridad de la persona, así como la igualdad y los derechos legales de todos.

También confirmó el derecho de conciencia, de pensamiento, de creencia y de expresión para todos los canadienses. Existen algunos derechos básicos que vienen con el ser humano desde su nacimiento. Estos derechos no necesitan ser concedidos a nadie, pero podrían llegar a ser arrebatados por ley por el bien común (ejemplo el derecho a la libertad se limita en caso de encarcelamiento por un delito cometido).

La ley de Derechos Humanos de Canadá entró en vigor en 1977 para asegurar que los derechos a la dignidad, respeto y libertad contra la discriminación no puedan ser retirados de nadie en Canadá. Aunque existen otras leyes de tipo penal, civil y laboral como la ley de la incitación al odio, igualdad de empleo y de igual pago a la mujer, que prohíben la exclusión, las tres leyes mencionadas consagran el enfoque por excelencia para la diversidad y la inclusión en Canadá.

Los crímenes de odio surgen por prejuicios. En Canadá se han hecho grandes esfuerzos para prevenir la discriminación y los delitos de odio involucrando a la justicia, la policía, los derechos humanos y muchas otras instituciones.

Sin embargo, si pudiéramos remover estos prejuicios, podríamos evitar o reducir la discriminación o los delitos de odio en toda su extensión. Tales actos bajan la autoestima, disminuyen el sentimiento de seguridad y de orgullo nacional de los grupos étnicos, religiosos y de otras clases de grupos a los cuales las victimas pertenecen.

La armonía interracial es extremadamente importante en una sociedad donde cientos de diferentes culturas deben convivir en paz y trabajar en la búsqueda de una mejor sociedad. Debemos recodarnos a nosotros mismos que tales prejuicios, discriminación y odio de unos contra otros no tienen lugar en la sociedad canadiense. Esto va en contra del espíritu y los valores de Canadá.

Todos los canadienses, incluso aquellos nacidos fuera del país necesitan comprender el compromiso total de Canadá a la diversidad y la inclusión como parte de sus políticas, principios y prácticas. Es tiempo para que todos nosotros, mientras celebramos los 150 años de Canadá, recordemos cual es nuestra parte para contribuir y fortalecer este compromiso. Es tiempo para compartir nuestro encuentro y visualizarnos juntos en un futuro libre de prejuicios y discriminaciones y busquemos estrategias para trabajar por el futuro de una sociedad más participativa e integradora para nuestros hijos.

United Cultures of Canada Association (UCCA)

Traducido por Adriana Lopera Toro

Comments

comments