Canadá: un hogar para todos

    810
    0

    En la actualidad, Canadá es conocido como un país con una política inmigratoria muy amplia, que se refleja en la diversidad étnica del país. Statistics Canada proyecta que, en 2031, casi la mitad de la población mayor de 15 años será de origen extranjero o tendrá al menos un padre nacido en el extranjero.

    De igual forma, una estimación realizada en abril de 2016, calculó la población total de Canadá en 36.155.487 habitantes, un incremento del 0,3 por ciento respecto al cuatrimestre anterior. Este crecimiento de la población se debe principalmente a la inmigración y, en menor medida, al crecimiento natural.

    Canadá tiene la tasa de inmigración per cápita más alta en el mundo, impulsada por la política económica y la reintegración familiar, además, en el último año duplicó su tasa de recepción de refugiados. La mayoría de los nuevos inmigrantes se asientan en las principales zonas urbanas como Toronto y Vancouver.

    La población inmigrante en Canadá, tiene ascendencia en al menos 200 países, sin embargo, más del 50 por ciento de estas solicitudes son provenientes de 10 países en particular. Las provincias donde se concentran en su mayoría estos nuevos residentes son: Ontario, Quebec y Columbia Británica.

    Asimismo, los grupos de inmigrantes más grandes provienen de Filipinas, cuyo aporte representa el 13 por ciento del total nacional con 36 578 residentes permanentes admitidos en 2010. A estas cifras le siguen India y China, con 10,8 por ciento cada uno y Reino Unido con 3,4 por ciento.

    Una nación de inmigrantes

    Canadá ha sido tradicionalmente un país abierto a recibir inmigrantes y refugiados, de hecho, es una de las prioridades de la nación para promover el crecimiento y desarrollo económico. Sin embargo, desde el inicio de la administración del primer ministro Justin Trudeau, está política se ha reforzado y ampliado aún más.

    La estrategia inmigratoria canadiense, es considerada por muchos líderes de otras naciones como osada. Las crecientes tendencias de movimientos xenófobos y de extrema derecha en varios de los países más influyentes alrededor del mundo, han generado escenarios difíciles para los inmigrantes, no obstante, en Canadá la escena es completamente diferente.

    Al obtener la residencia permanente, los refugiados tienen acceso a todos los servicios sociales, como sanidad y educación, permiso para trabajar desde el mismo momento en el que pisan suelo canadiense y otras ayudas más habituales en otros lugares del mundo, como clases gratuitas para aprender el idioma del país de acogida.

    ¿Por qué Canadá es exitoso recibiendo inmigrantes?

    En principio hay dos factores que han influido notablemente en el éxito de este país al abrirles la puerta a los inmigrantes y refugiados más vulnerables de todo el mundo, voluntad y organización. Aunque las políticas migratorias han variado a través de los años con cada gobierno federal, tradicionalmente Canadá ha crecido gracias a la llegada de fuerza de trabajo joven.

    La voluntad de admitir ciudadanos refugiados, provenientes de países en conflicto en regiones de África y Medio Oriente, América Latina e incluso ahora desde Estados Unidos, ha sido el motor principal para el éxito.

    El Gobierno ha fomentado en sus ciudadanos valores de integración y aceptación que en conjunto con financiación gubernamental, facilitan la adaptación de los migrantes, que generalmente terminan asimilándose en la cultura canadiense.

    Por su parte, la organización ha ido de la mano de la voluntad, las iniciativas gubernamentales trabajan en conjunto con iniciativas privadas para gestionar y patrocinar la llegada de refugiados. De los más de 27.500 refugiados acogidos hasta ahora en la presente campaña, cerca de 10.000 han llegado a Canadá gracias a iniciativas ciudadanas.

    ¿Qué implica ese patrocinio? Si el Gobierno o una organización privada acoge a un refugiado, desde ese momento adquiere el compromiso de financiar su estancia durante el primer año, un periodo clave para la integración del nuevo residente canadiense. Asimismo, se promueven fórmulas como la acogida en familia o en un entorno universitario.

    El sueño de los que huyen de la guerra y la persecución

    Las guerras son la causa del creciente número de desplazados y refugiados. Grupos terroristas como Boko Haram e ISIS, han destruido la vida de miles de familias, dejando a su paso desolación y dolor.

    Más de 2 millones de sirios han huido de sus tierras a causa del conflicto que enfrenta al gobierno de Bashar Al Asad, el Estado Islámico, las fuerzas rebeldes y la peshmerga kurda. Mientras que en África, otros más de 2 millones, han sido desplazados por la violencia del grupo islamista Boko Haram, siendo obligados a refugiarse en el desierto a expensas de morir de hambre.

    No obstante, estas alarmantes cifras solo representan una ínfima parte de la crisis humanitaria que vive el mundo. De acuerdo con el informe de 2016, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), 65,3 millones de personas se encontraban desplazadas a finales de 2015, un aumento significativo en comparación con los 59,5 millones de tan sólo 12 meses antes.

    A pesar de estas dramáticas cifras, los gobiernos del mundo no han comprendido la urgencia de ayudar a estas personas. En el último año se ha hablado de Europa como destino esencial para quienes huyen de la guerra en Siria, sin embargo, la región ha cerrado sus puertas hasta el punto de crear vallados en las fronteras y crear un acuerdo con Turquía para que los migrantes no sigan su camino por el Mediterráneo.

    Las cifras que entregó Acnur a finales de abril son sorprendentes, la estadística más reciente, dedicada a registrar dónde se asientan los migrantes sirios, arrojo que Canadá se ha convertido en el hogar de recibo. Más de 48.000 sirios han sido reubicados en ese país con el patrocinio del Gobierno, Acnur, ONG’s y entidades privadas.

    Sumado a estos, el número de inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera de Estados Unidos y Canadá ha aumentado significativamente, desde que Donald Trump asumiera la presidencia del país. Los fríos inviernos no han detenido a los inmigrantes que optan por arriesgarse a morir congelados, con tal de escapar de la persecución de las autoridades.

    #WelcomeRefugees

    La llegada de refugiados e inmigrantes no se detiene, sin embargo, al parecer esto no representa un problema para las autoridades canadienses sino una oportunidad. El lema que encabeza la página web del Ministerio de Inmigración y Refugiados “#WelcomeRefugees”, es un completo despliegue que promueve la acogida de estos.

    Aunque todavía no se manejan cifras oficiales de la inmigración que está llegando desde Estados Unidos, el Gobierno Federal mantiene firmemente su discurso de bienvenida a todos aquellos que quieran venir a trabajar y hacer crecer a Canadá.

    Comments

    comments

    Artículo anteriorCanadá se engalana de verde y tréboles por el St Patrick’s Day
    Artículo siguienteEntre el juicio y el prejuicio