Inicio Alberta Dentista fue declarado culpable de mala praxis que ocasionó dañó cerebral en...

Dentista fue declarado culpable de mala praxis que ocasionó dañó cerebral en niña de cuatro años

2120
0
Es culpable de no brindar la atención adecuada durante el tratamiento que involucró anestesia

Un dentista de Edmonton cuyo paciente de cuatro años sufrió daño cerebral permanente, es culpable de no brindar la atención adecuada durante el tratamiento que involucró anestesia, de acuerdo con el dictamen de Alberta Dental Association y College.

En un informe publicado el viernes, la universidad dictaminó que el Dr. William Mather era culpable de los cargos formulados en su contra en virtud de la Ley de Profesiones de la Salud.

Su paciente, Amber Athwal, recibió anestesia en el consultorio dental de Mather en septiembre de 2016, pero sufrió un paro cardíaco después del tratamiento. Fue llevada de urgencia al hospital e inmediatamente le aplicaron un soporte vital. La niña pasó meses en el hospital, y desde entonces ha recuperado el uso de sus brazos, piernas y cierta capacidad para hablar.

Mather, que se ha retirado desde entonces, fue acusado de cinco cargos de conducta no profesional y una serie de otras infracciones administrativas. El colegio celebró una audiencia en el tribunal de seis días en octubre y lo declaró culpable o parcialmente culpable de los cinco cargos principales.

El presidente del tribunal, Jack Scott, manifestó que “con base en la evidencia presentada en esta audiencia y las admisiones hechas por el Dr. Mather, el tribunal de audiencias ha encontrado que la mayor parte de los cargos de conducta no profesional… han sido probados”.

“El Dr. Mather cometió graves incumplimientos de sus deberes profesionales y éticos para cumplir con los estándares de la práctica y el código de ética”, resaltó. El tribunal dictaminó que los hechos presentados en la audiencia demostraron que Mather:

  • No logró obtener el consentimiento informado de los padres de Amber, incluido “no analizar los riesgos y beneficios del tratamiento y la anestesia general”.
  • No se pudo establecer el “estado NPO” de Amber, incluida la hora de la última comida y bebida. NPO es un acrónimo de la frase latina nil per os, que significa “nada por la boca”.
  • No se pudo garantizar que los gases anestésicos se apagaran antes de salir de la sala de operaciones.
  • No pudo mantener la vía intravenosa de Amber durante su recuperación posterior al tratamiento.
  • Falló al monitorear adecuadamente los signos vitales de Amber durante y después del tratamiento.
  • No se pudo garantizar que Amber fuera monitoreada continuamente por personal de la sala de recuperación “competente y calificado”.
  • No se aseguró de que se completara un examen físico, incluida la evaluación preanestesia.

Después del tratamiento de Amber, mientras ella estaba inconsciente, Mather abandonó la sala quirúrgica para ver a otros pacientes. La enfermera registrada Tasneem Ali, estuvo a cargo de monitorear a Amber durante el período de recuperación.

En la audiencia, Ali testificó que había estado monitoreando cuidadosamente a Amber y de repente notó que la niña había dejado de respirar y que el monitor que rastreó su saturación de oxígeno en la sangre no mostró lectura.

El tribunal estuvo de acuerdo con el testimonio experto del anestesiólogo Dr. Scott Paterson, quien testificó que la explicación de Ali “no era científicamente posible”, porque los monitores no pueden pasar de una lectura normal de saturación de oxígeno en sangre de 98 a no lectura en unos pocos segundos.

“El proceso que condujo al paro cardíaco y respiratorio total hubiera sido un proceso lento de entre 3,75 y 7 minutos”, explicó el presidente del tribunal. Si los monitores hubieran estado unidos a Amber, habrían sonado las alarmas a medida que su nivel de oxígeno en la sangre caía, escribió Scott.

“Incluso sin la información de los monitores, el monitoreo cercano de Amber habría observado signos de angustia física que hubieran sido obvios”, añadió a su testificación.  El tribunal también dictaminó que después de que Amber sufrió un paro cardíaco y dejó de respirar en la sala de recuperación, la respuesta de Mather a la emergencia, incluido su esfuerzo de reanimación, fue inadecuada.

Decidió también, que la oficina de Mather no llamó al 911 con la suficiente rapidez y que no usó inmediatamente un carro de reanimación de emergencia.

En la decisión, Scott explicó que “desafortunadamente, el Dr. Mather y su personal no estaban completamente capacitados o preparados para prevenir o tratar la emergencia médica de Amber”. El siguiente paso en la audiencia será la fase de sanción, donde el tribunal decidirá qué órdenes o sanciones que Mather enfrentará.

Comments

comments

Artículo anteriorPadre se hizo pasar por su hija de once años y le dio una paliza a su acosador
Artículo siguienteEl miedo se apoderó de los mexicanos tras un sismo de 7,2