El gran muftí de Arabia Saudí se opone a la realización de espectáculos artísticos en su país

    585
    0

    La más alta autoridad islámica de Arabia Saudí, el gran muftí Abdelaziz Al Sheij, se ha opuesto a la realización de conciertos y creación de cines en el país. Las autoridades habían anunciado, planes de apertura hacia la reproducción de espectáculos culturales y de entretenimiento, pero la oposición religiosa es radical.

    El gran muftí, ha declarado que dichos espectáculos son de “depravación”, además, cuestiona un importante pilar de la Vision 2030 con la que el príncipe Mohamed Bin Salmán, hijo favorito del rey y vice heredero al trono, pretende modernizar su país.

    Según el portal de noticias Sabq, traducido por France Presse, Al Sheij ha pedido a los gobernantes que “no abran la puerta al diablo”.  Además, añadió: “Sabemos que los conciertos de cantantes y el cine son una fuente de depravación”.

    Más de la mitad de la población saudí tiene menos de 30 años, incluso el propio príncipe acaba de cumplir los 31. Conocido en los círculos diplomáticos como MBS, el vice heredero al trono, ha comprendido que para llevar a cabo la transformación de su país, anclado en una economía rentista y dependiente del petróleo, necesita la complicidad de sus súbditos.

    Un primer espectáculo de hip hop realizado el pasado octubre, desató una ola de entusiasmo entre la juventud de Riad, la capital saudí, pero las presiones de los conservadores ya obligaron a cancelar el año pasado varias galas previstas y una intervención del humorista Mike Epps.

    Entre la población saudí, quienes disponen de medios económicos simplemente viajan los fines de semana a Dubái, Bahréin o Londres para disfrutar el entretenimiento de la cultura occidental.

    Sin embargo, las personas de menos recursos, se conforman con merodear en torno a los centros comerciales, donde a menudo los hombres jóvenes acosan a las escasas mujeres que salen solas. Algunos consumen alcohol y estupefacientes de contrabando y otros se embarcan peligrosas carreras de coches por las calles de sus ciudades.

    Comments

    comments

    Artículo anteriorTodo un éxito conferencia para emprendedores en Edmonton
    Artículo siguienteCifras de desempleo en Canadá cayeron en enero