Colombianos dijeron “NO” en el plebiscito de paz

    837
    0

    Luego de seis años de diferentes encuentros para lograr un Acuerdo de Paz entre el mandatario Juan Manuel Santos y el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, los colombianos dijeron NO en el plebiscito de paz celebrado este domingo 2 de octubre.

    A pesar de que muchas encuestas favorecían el “SI” el resultado fue adverso. Para la mayoría de los 34 millones de colombianos convocados a la consulta popular, la creencia de que las FARC recibirían concesiones como curules en el Congreso era inaceptable e innegociable.

    Las promesas de paz no fueron suficientes para que los colombianos le perdonaran a las FARC todos sus crímenes internacionales que dejaron unas 8 millones de víctimas, alrededor de 260 mil muertos y millones de desplazados.

    La reforma rural integral para modernizar el campo no cubrió la expectativa de la mayoría, aunque la decisión fue difícil, decidieron que el compromiso de desmontar las economías ilegales asociadas con el narcotráfico no eran fiables.

    El hecho de que el acuerdo de paz no estableciera que los infractores debían pagar con  cárcel sus delitos, causó gran sin sabor en las víctimas, quienes por más de cinco décadas esperaron con ansias que se hiciese justicia.

    La campaña del SI ofreció un plan de desminado para devolverle la tranquilidad a los campesinos que viven dentro de uno de los territorios más minados del mundo y que recientemente cobró la vida de un niño y dejó gravemente herido a otro, sin embargo, esto tampoco convenció a los votantes .

    Asimismo, para los electores no fue suficiente que las FARC se comprometiera a dejar el 100{85db668b0f501e45db51c03e911509520c47fa73ba3d2725b4a2b675de9388a7} de las armas con monitoreo y verificación internacional, puesto que para ellos los tres monumentos a la paz y la no-violencia que se fabricarían con  las armas que utilizaron para librar la guerra no resarcen todo el dolor y el sufrimiento vivido por casi 53 años.

    No obstante, la victoria del NO trae consigo más interrogantes que respuestas, porque aún cuando el senador y expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez manifestó que este triunfo también buscaba la paz para Colombia, el presidente Santos y las FARC dejaron muy claro que de perder el SI, ese sería el final para los acuerdos de paz.

    Sin embargo, Uribe asegura que el Gobierno es caprichoso al decir que si ganaba el NO, se acabaría el proceso, ya que la constitución y la ley les permite reorientar los acuerdos y por tanto el presidente no pierde la facultad negociadora. Sin embargo, se les pedirá que corrijan los acuerdos.

    El panorama de la victoria del NO trae consigo varios escenarios, incluso la propia Corte Constitucional siempre se abstuvo de de aventurar escenas posibles, debido a que podría darse un arreglo de mala gana para llegar a una fórmula de paz alternativa o que las dos partes se paren de la mesa definitivamente y vuelva a comenzar el conflicto armado.

    Durante su campaña a favor del NO, el senador Uribe reconoció que si ganaban de igual manera el país se encontraría en una situación difícil, pero, que sin embargo, continuarían luchando para establecer la paz en Colombia con acuerdos que reúnan los mínimos de justicia.

    Asimismo, se ofreció protección a la vida de todos los integrantes de las FARC, aunque también se les exigirá cesar todos los crímenes demostrados, incluyendo el narcotráfico y extorsión.

    ¿Qué se espera ahora?

    -De acuerdo a Francisco Santos la oposición uribista ofrecerá respaldo al Gobierno y a las FARC para que se revisen los acuerdos, aunque estos han asegurado que esa posibilidad no existe.

    -Colombia enfrentará una gran división lo cual se proyectará hacia la comunidad internacional, la cual ya había brindado ampliamente su apoyo a la victoria del SI.

    -Al igual que el brexit en el Reino Unido, la incertidumbre puede traer una caída en la economía, debido a que se había generado un ambiente psicológico de una Colombia en paz, particularmente en la comunidad internacional.

    -El rechazo del respaldo ciudadano podría motivar a que las FARC regrese a sus campamentos originales y continúen en la lucha armada, por temor a quedar desprotegidos.

    -El mandato de Juan Manuel Santos se ve debilitado debido a que el pueblo que dirige le ha dado la espalda, por lo que es de esperarse una ruptura definitiva de la Unidad Nacional ante el afán de marcar distancias de cara a las elecciones de 2018.

    -Por su parte, el uribismo quedó fortalecido para las próximas presidenciales, aunque con la deuda de presentar un mejor acuerdo para alcanzar la paz en Colombia.

    -Los fondos destinados para el postconflicto aportados por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, quedan congelados.

    -El Reino Unido ingresará nuevamente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en su lista de organizaciones terroristas. Estados Unidos ya no estudiará la opción de eliminar el grupo de su lista.

    Aunque son muchas la teorías de lo que realmente sucederá de ahora en adelante en Colombia, el pasar de los días será quien revele las interrogantes. La pregunta fue una: “¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?”, los colombianos dijeron NO.

    Comments

    comments

    Artículo anteriorDF obtiene contrato para suministrar gas natural a central termoeléctrica de Québec
    Artículo siguienteColombia, un paso al vacío