El mundo está cambiando

    823
    0

    Si observamos lo que está ocurriendo en estos instantes en el planeta, podríamos afirmar que la historia está en la etapa final de un ciclo para dar cabida a otro, el que se supone debería ser una era de paz y armonía, donde exista una interrelación humana desde un nivel de consciencia superior; más a claras vistas existe una inmensa oposición, la que nos hace creer que estamos en guerras, donde los atentados son el orden del día y donde el hambre arrecia con ferocidad en distintas zonas del planeta.

    A su vez, podemos apreciar otra cara de esa aparente realidad, que es la que no se muestra; es aquella segunda información donde se establece que detrás de todo ese mundo de caos, hay muchos seres que están en un despertar profundo, un despertar de sus talentos, dones y, especialmente, comprensiones profundas del verdadero estado de vida, aquel que nos fue arrebatado y que se ha mostrado desde una oscuridad que sobrepasa todo límite de lo racional. Hemos estado expuestos a la crueldad en todas sus formas y manifestaciones, mas no nos han entregado espacios donde existe una real expresión de vida desde la hermandad o la unidad.

    La buena noticia es que sí hay lugares que son un real paraíso; un claro ejemplo es una localidad llamada Auroville, cuya fundadora Mirra Alfassa, conocida como La Madre, crea un extraordinario espacio donde no hay dinero, ni religión, ni política. Al fundarse en 1968 fue acogida como ciudad internacional por la UNESCO, atendiendo el hecho que sus habitantes pertenecen a más de 50 nacionalidades y culturas diferentes, conviviendo sin ningún problema, ya que no tienen un sistema político, no tienen una religión y, sobre todo, no utilizan dinero pues sustentan un sistema de canjes.

    Utilizan energía renovable, el auto cultivo y desarrollan el sistema de intercambio alimentario, supliendo toda necesidad de sobrevivencia entre ellos; todo lo reutilizan o lo reciclan. Construyen sus hogares con base en la arquitectura experimental y esto se debe a que están en constante cambio.

    Tienen como prioridad la espiritualidad desde la consciencia, ya que no se fundamentan en ritos específicos, tan solo en la base del respeto, el amor y la unidad. De esta forma no obligan a nadie a sobrellevar creencias que sientan como innecesarias.

    Este maravilloso lugar se encuentra ubicado en la India Meridional, a 150 kilómetros de Chenai en Madrás.

    Así como se ha ido descubriendo este lugar, existen otros tantos en el planeta que se desconocen, pero es una real muestra que el sistema tal y como está manifestado, está destinado a desaparecer. El sistema actual es netamente piramidal, donde el que está en la cúpula tiene clara visión de lo que ocurre hacia abajo, no así el que está en la base, pues no tiene ni la más mínima idea de lo que sucede en aquellos espacios superiores, manteniéndolos en la máxima ignorancia, con tal de manifestar su poderío. No falta mucho tiempo para que esta humanidad termine de despertar, aunque los más pesimistas afirman que el cambio debería llegar en al menos 100 años. Lo que sucede en estos instantes en este hermoso planeta, es el cambio manifestado que no tiene vuelta atrás.

    El despertar de la consciencia de la humanidad ya está en proceso y no hay nada que lo pueda evitar. ¿Para qué?, pues simplemente para aprender o reaprender a vivir en paz, armonía, unidad, lealtad y, especialmente, amor, que es lo que como humanos merecemos.

    Paola Rioseco

    PAOLA RIOSECO PRADO

     

    Comments

    comments

    Artículo anteriorCorea del Norte desafía a Japón y EE.UU. con nuevo lanzamiento de misiles
    Artículo siguiente¿Cuáles son las consecuencias de manejar ebrio en Alberta?