Inicio Alberta Concejo cuestiona el uso de neurotoxina para combatir los mosquitos

Concejo cuestiona el uso de neurotoxina para combatir los mosquitos

1688
0
Concejo cuestiona el uso de neurotoxina para combatir los mosquitos
Pixabay /Edmonton es la última ciudad de Canadá en usar Dursban, luego de que Winnipeg vendió sus reservas.

Los funcionarios de Edmonton dejaron de usar la neurotoxina Dursban para combatir los mosquitos hace dos años, pero no le dijeron claramente al público que todavía estaban usando un pesticida con el mismo ingrediente activo.

Según los defensores de los pesticidas, eso deja a la gente insegura de los riesgos que enfrentan, y los expertos en control de plagas de la ciudad están tomando decisiones de salud pública por sí mismos, sin ser transparentes.

“La política actual es realmente solo ‘Confíen en nosotros para hacer lo correcto'”, dijo la doctora Raquel Feroe. El Consejo escuchó al auditor de la ciudad, David Wiun, quien señaló que la política de Edmonton sobre plaguicidas no está clara, y sus prácticas carecen de total transparencia.

Los funcionarios de la ciudad aseguraron que revisarán la política de manejo de plagas y las comunicaciones públicas, y desarrollarán una aplicación basada en GPS para obtener datos públicos en tiempo real sobre lo que se está rociando.

Asimismo, la revisión incluirá información sobre si la ciudad continúa usando el pesticida Pyrate, que se rocía desde el suelo a lo largo de caminos rurales y carreteras. Esta sustancia contiene la misma neurotoxina que Dursban – chlorpyrifos.

Edmonton es la última ciudad de Canadá en usar Dursban, luego de que Winnipeg vendió sus reservas a Edmonton. Health Canada lo mantuvo registrado para uso como pesticida a pedido de la ciudad.

En el 2016, respondiendo a la presión pública, los funcionarios de Edmonton archivaron el producto y enviaron un memo al concejo que decía que solo se usaría para responder a una emergencia de salud pública, como el resurgimiento del virus del Nilo Occidental.

Investigadores explicaron que el problema con el chlorpyrifos es que es un químico persistente que dura mucho tiempo en el ambiente. También mata a las libélulas que comen mosquitos y es una amenaza para varias especies en peligro de extinción, abejas y otros insectos benéficos.

La alternativa – VectoBac – es una bacteria solo tóxica para las larvas de mosquito; viene en un producto a base de cáscara de maíz que flota en la superficie del agua el tiempo suficiente para que las larvas del mosquito se lo coman, pero tiene que ser aplicado durante una ventana muy corta en su desarrollo para ser efectivo.

El verano tempestuoso ha generado ola de mosquitos

Comments

comments

Artículo anteriorNuevas calcomanías para luchar contra el fraude en los surtidores de gasolina de Calgary
Artículo siguienteCBE comienza el registro de infantes que iniciaran la escuela el próximo otoño