Inicio Edmonton Hombre que asesinó a su ex novia alega tener un trastorno mental...

Hombre que asesinó a su ex novia alega tener un trastorno mental para evadir sentencia de culpabilidad

173
0

Un hombre de Edmonton declarado culpable de asesinar a su ex novia en un ataque con cuchillo despiadado, quiere ser declarado no penalmente responsable del crimen alegando que sufre un trastorno mental.

El día de la apertura de su juicio el lunes, Silva Koshwal fue declarado culpable de asesinato en segundo grado y ofreció una indignidad a un cadáver. Fue acusado en agosto de 2015 después de que el cuerpo de Nadine Skow, de 38 años, fue encontrado acribillado a puñaladas dentro de la suite de su apartamento cerca de 106th Avenue y 104th Street.

Koshwal, de 42 años, se declaró inocente de los dos cargos, pero el juez de banca del Tribunal de la Reina, Sterling Sanderman, lo encontró culpable de ambos cargos después de que la fiscal de la Corona, Laurie Trahan, leyó una declaración de hechos acordada en el registro.

El abogado defensor Peter Royal le indicó a Sanderman que Koshwal quiere ser encontrado no penalmente responsable por causa de un trastorno mental. En consecuencia, Royal llamó a un psicólogo para testificar más tarde el lunes.

No obstante, Trahan indicó que la Corona se opondrá a la solicitud de la defensa y planea llamar a un psiquiatra forense en refutación. Royal describió los hechos del caso como «muy perturbadores y horrendos».

«Llevo 44 años practicando», dijo Royal. «Puedo decirte que nunca he experimentado un caso como este». Ofreció sus oraciones a la familia de la víctima, que estaba visiblemente emocional y conmocionada mientras las horribles circunstancias del asesinato se leían en voz alta en la corte.

Por su parte, Koshwal no mostró emoción durante los 49 minutos que le tomó a la Corona leer la declaración de hechos acordada. La corte escuchó que Koshwal y Skow habían tenido una relación romántica durante unos tres años, pero se separaron en octubre de 2014.

El 23 de agosto de 2015 fue el último día que Skow fue vista con vida. Skow y Koshwal fueron vistos juntos al final de la tarde en una cámara de vigilancia central de Edmonton London Drugs. Aproximadamente siete horas después, poco después de la medianoche, las cámaras de vigilancia de Edmonton Transit mostraron a Koshwal caminando hacia el departamento de Skow.

Alrededor de la 1 a.m., un vecino que vivía al otro lado del pasillo escuchó un grito proveniente de la suite de Skow. La vecina entró en el pasillo, acercó la oreja a la puerta de Skow y escuchó gemidos, pero no llamó a la policía.

Otra residente del edificio que vivía justo debajo del departamento de Skow explicó que alrededor de las 3 a.m., escuchó a una mujer gritar: «Me va a matar. Ayúdame. Me va a matar».

La residente dijo que no sabía de dónde venían los gritos, aunque los escuchó repetir tres veces, con 10 minutos de diferencia. Los gritos de auxilio fueron seguidos por los sonidos de golpes que duraron media hora en el departamento sobre ella. Aun así, nadie llamó a la policía.

Según la declaración de hechos acordada, los compañeros de trabajo y la familia de Skow se preocuparon cuando no pudieron comunicarse con ella. El 25 de agosto, dos de sus compañeros de trabajo fueron al departamento de Skow. La puerta estaba abierta.

«La vieron boca abajo en el suelo de la habitación», dijo Trahan. «Notaron sangre por todo su cuerpo desnudo y vieron un cuchillo y un teléfono celular en la cama». Se fueron y llamaron al 911.

Al llegar la policía, encontró el cadáver la mujer con 101 puñaladas, las cuales se determinó posteriormente en la autopsia que había sido causadas con varios cuchillos y al menos 63 de ellas, mientras la víctima estaba con vida.  

Según un análisis de manchas de sangre y salpicaduras realizado por la policía, se cree que Skow fue atacada por primera vez mientras estaba acostada boca arriba en la cama, luego fue trasladada al piso. Después de que murió, Koshwal removió el corazón, el útero y el ovario de Skow.

Poco después de las 6 p.m. del 25 de agosto de 2015, Koshwal se entregó en la sede de la policía de Edmonton, en el centro. «Quiero entregarme», dijo Koshwal a un agente en el mostrador. «Maté a mi esposa».

Según la psicóloga forense Leslie Block, quien testificó para la defensa, Koshwal sufre un trastorno de estrés postraumático extremo y que estaba en un estado de realidad alterado cuando asesinó a su ex novia.

Según Block, Koshwal es producto de los horrores que presenció cuando crecía en el Sudán, un país que ha sido destrozado por la guerra civil y el genocidio. Asimismo, señala que alberga un miedo al abandono y puede haber sido provocado por la idea de que Skow se mudara a una nueva casa que acababa de comprar y lo dejara atrás, lo que provocó lo que describió como un acto de desesperación.

Se llamará a un psiquiatra forense para testificar el martes como testigo de la Corona. Se le ha dicho a la corte que el Dr. Roger Brown llegó a una conclusión muy diferente en el caso.

Comments

comments